Pole dance: tabú convertido en deportE

¿Qué es el pole dance y cuál es la línea que lo separa o lo vincula de ser sujeto de estigmas a su alrededor? ¿Podemos llamarle con propiedad a este “un deporte” o parte más a ser algo meramente artístico; o bien, sexual? ¿cómo superamos la cosificación de los cuerpos al estar expuestos a la contra cultura social?

Pie de foto: Pole exotic, Imagen recuperada del sitio https://thedollhousefitness.com

Redacción por: Elizabeth Lemus

11/11/2020


Maquillaje excesivo, tacones altos, mujeres -u hombres- con poca ropa, bailando alrededor de un tubo vertical con una audiencia hipnotizada por los movimientos sensuales e incitantes, en un ambiente nocturno. ¿suena a deporte? ¿Esto engloba el pole dance?; nada más lejos de la realidad.

Si bien, existe una rama del pole dance, denominada pole exotic, que hace uso de algunos de elementos como el vestuario corto, plataformas, maquillaje cargado y si, sensualidad, esto no abarca a totalidad esta actividad física compleja. Esta abraza el origen y desarrollo de otras variantes como el pole art (arte escénico, más expresivo, que busca transmitir una emoción, una historia o simplemente interpretar una canción, importa mucho la escenografía, el vestuario y el estilo propio a la hora de moverse), pole fitness ( es un ejercicio para mejorar el rendimiento físico y su barrera de entrada es menos alta, pudiendo ser practicado por personas de cualquier condición y constitución física) y el pole sport (deporte de alto rendimiento, federado y difícil, enfocado en la técnica perfecta).

Cada derivación del Pole dance, lleva consigo determinada técnica y concepto que la lleva a alejarse totalmente de la afamada “barra show”, usualmente practicada en bares o clubes nocturnos. Según Nina Zamora, atleta reconocida por ganar medalla de oro en los panamericanos en Lima y también por ser pionera del Pole en territorio salvadoreño, menciona que “En ocasiones, peligrosamente, se puede llegar a hacer juicio de valor descontextualizado al llegar a comparar el pole dance con un con esta actividad física y competitiva, simplemente por tener como único punto en común una barra”. 

Entonces, ¿Qué es en sí el pole y de dónde surge? Mónica Delgado, bailarina desde hace 30 años y fundadora del estudio Pole 360 Fitness, lo describe como “una disciplina deportiva dancística completa, que ha revolucionado al mundo logrando integrar arte, dance y deporte en uno solo”. Asimismo, dicha actividad combina elementos de otros deportes como gimnasia, acrobacia, calistenia, yoga y danza. En ella son importantes diferentes habilidades como la flexibilidad, fuerza, agilidad, coordinación y creatividad, que no se exigen poseer al ser principiante, sino más bien, se desarrollan en el proceso de ser polerina o polerino.

“El deporte en El Salvador es hecho por hombres, para hombres”

Huber rosales, sociólogo

Huber Rosales, sociólogo, docente e investigador, considera que, con base en datos arrojados por la encuesta de género de La Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC), o indicadores de igualdad de género de La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), podemos denotar que El Salvador contiene un alto índice de machismo en comparación de otros países latinoamericanos; es por ellos que, enfatiza: “El deporte en El Salvador es hecho por hombres, para hombres. El deporte que realizan las mujeres se ve como algo secundario”. Y es que si se profundiza más sobre las concepciones del deporte, su reproducción cultural, no es más que la representación viva de la sociedad salvadoreña, donde se priman los intereses masculinos de recreación e identidad.

A pesar de ello, hay salvadoreñas que han sobresalido en el deporte y que, naturalmente, continuarán sobresaliendo y, de igual forma, conociéndose más mujeres en diversos campos deportivos. Huber también explica que, el fenómeno de la asignación de género es un patrón cultural global y que no se aspira a una división del deporte, “no hay deportes de hombre o deportes de mujeres. El deporte no está ligado al género, a pesar que en El Salvador si esté subordinado por el este”. A este imaginario social se le suma el mito: “los hombres no pueden practicar un deporte como el pole, dado que es un ejercicio exclusivo de mujeres y por ende, si eres hombre y lo practicas tienes una orientación sexual diferente”.

Ante estos estereotipos Kevin Cano, instructor de pole dance, bailarín y acróbata aéreo de 26 años de edad, comenta que es muy poca la comunidad masculina que lo practica en el país y que, además, no se le toma tanta importancia como el fútbol. “En mi primera clase de pole, era el único hombre, todas mis compañeras eran mujeres. En la clase todos nos apoyamos indistintamente de nuestro sexo. Inclusión del pole si hay. ¿Por qué visiblemente no hay gran cantidad de hombres dentro de él? pues…considero que el país es muy machista y también que, cuando se escucha pole, se remite al contexto erótico, se piensa que se va a poner una ropa interior, tacones y solo se va a “mover el trasero“; no se sabe que realmente se va a hacer un acondicionamiento físico difícil donde te pone a prueba a tí mismo”.

“En mi experiencia fue difícil personificar el rol masculino del pole ya que sentía que estaba invadiendo un espacio de chicas”

Kevin cano, polerino

En nuestro país, El Salvador, actualmente se cuenta con baja afluencia del sexo masculino; Cano expresaba que a lo largo de sus 5 años como instructor había formado a un máximo de 6 hombres en pole dance. Si intentamos visibilizar porcentualmente a hombres que practican pole a nivel internacional, el número sigue siendo bajo. “En mi experiencia fue difícil personificar el rol masculino del pole ya que sentía que estaba invadiendo un espacio de chicas, porque solo había chicas; sin embargo me sentí aceptado y respetado”. De forma paralela, el polerino asegura que es común ver gestos de asombro de alumnas que por primera vez toman su clase y esperan ver talvez a una mujer y no a un hombre.

Otro de los fenómenos mayormente percibidos en el pole dance es el pensamiento de que pole y striptess van de la mano; sin embargo, Gabriela Monge, economista y estudiante de pole, sostiene que, aseverar esto, es alimentar pensamientos retrógradas. “Hay diferencias: las bailarinas de clubes, a diferencia de las mujeres que practican pole dance, no poseen técnica, no hacen uso del pole, no realizan figuras o acrobacias sino que, comúnmente, es un soporte utilizado para dar vueltas alrededor de la barra no en la barra”. 

“en mis redes sociales me suelen llegar mensajes de hombres que me preguntan ¿cuándo me vas a hacer un baile privado?”

Violeta López, Estudiante de pole dance

Por otro lado, también se aqueja, en esta actividad, la cosificación del cuerpo de la mujer, Violeta expone su caso, en donde la pareja con la que salía, el cual era muy devoto a la religión católica le dijo “No sé si pueda seguir saliendo contigo porque practicas pole y dudo que mis padres acepten eso”. Y añade: “De igual forma, en mis redes sociales me suelen llegar mensajes de hombres que me preguntan “¿cuándo me vas a hacer un baile privado?” Son comentarios que me indignan demasiado, ya que algunas personas no lo pueden ver con otras finalidades más que sexuales” 

Estigmas, mitos, conservadurismo, ignorancia; hasta la religión tomaría parte de enmascarar y no deconstruir qué es y qué no es el pole dance. Si no está vinculado con ser algo sexual ¿Es un deporte, o solo una actividad artística? Según la ley general de los deportes de El Salvador, se define como Deporte Federado, a aquel que se practica en forma sistemática con objetivos esenciales de competición, en las diversas categorías y niveles de calidad, de acuerdo con la normativa de clasificación de su federación y conforme los reglamentos establecidos por la respectiva federación internacional. Su desarrollo es competencia de las Federaciones Deportivas Nacionales.

Por lo cual, por su alto nivel de disciplina, el pole dance llega a los gimnasios y parece que no solo quiere quedarse ahí, actualmente el Comité deportivo olímpico está en proceso de ser estudiado para ser reconocido como deporte competitivo. La esperanza de los estudiantes e instructores de pole dance de participar y representar al azul y blanco ya no es una oportunidad lejana, sino un paso más cerca del reconocimiento de esta disciplina como el resurgir de un tabú convertido en deporte.

Competencia de pole dance por categorías realizado en Argentina. Fotografía recuperada de: http://www.polechampionship.com.ar/index.php

Puntuación: 1 de 5.